¿Es hombre y menor de 45 años? Preste atención

22nd May 2017 - Salud

La espondilitis anquilosante es una enfermedad cuyos síntomas pueden aparecer a partir de los 10 años pero afecta, generalmente, a hombres de menos de 45 años.

Creditos de la imagen: crhoy.com

Aunque es un mal muy incapacitante, su diagnóstico puede retrasarse hasta 9 años, pues suele confundirse con una lumbalgia.

Públicidad

Javier Badilla, reumatólogo del hospital San Rafael de Alajuela, explicó que esta es una enfermedad genética, pero también su desarrollo se ha relacionado con factores externos ambientales que no han podido ser comprobados.

La espondilitis anquilosante suele caracterizarse por un dolor lumbar que se produce por la inflamación de las articulaciones, entre ellas, las vertebrales. Este dolor es de tipo inflamatorio y se manifiesta de forma lenta y paulatina, sin que se pueda precisar con exactitud el instante en el que comenzó el síntoma.

Aparece cuando la persona está en reposo y mejora con la actividad física. En las últimas horas de la noche y primeras de la madrugada suele intensificarse.

Entre más pase el tiempo el dolor y la rigidez pueden progresar a la columna dorsal y al cuello. Las vértebras se van fusionando, la columna pierde flexibilidad y se vuelve rígida, limitándose los movimientos de la misma.

Sin datos del país
De acuerdo con el médico, la enfermedad se presenta en el 0.5% de la población, pero en nuestro país no hay un análisis para determinar cuántas personas la padecen, sin embargo se puede decir que cerca del 15% de los casos de lumbalgia responden al mal.

Según el médico entre más tardío sea el diagnóstico, más incapacitante será el mal. Detalló que uno de los problemas en el diagnóstico, es que muchas veces cuando se hacen los exámenes de laboratorio, no siempre se puede detectar la inflamación.

La inflamación y el dolor también pueden aparecer en las articulaciones de las caderas, hombros, rodillas o tobillos, o en las zonas del esqueleto donde se fijan los ligamentos y los tendones a los huesos (dolor en el talón, en el tendón de Aquiles.)

Al ser una enfermedad sistémica, puede afectar a otros órganos del cuerpo. En algunas personas puede causar fiebre, pérdida de apetito, fatiga e incluso inflamación en órganos como pulmones y corazón, aunque esto último ocurre muy raramente.

Con informacion de: crhoy.com



Relacionados


Publicidad

Lo Ultimo