Siete datos importantes del cáncer de ovario que debes saber

23rd Feb 2017 - Salud

El cáncer de ovario es una enfermedad crónica y mortal que tiene lugar cuando las células de este órgano crecen de forma descontrolada.

Cada año miles de mujeres reciben el diagnóstico y, aunque se puede tratar, es la octava causa de muerte femenina en el mundo.

El problema tanto para las pacientes como para la comunidad médica es que, desafortunadamente, es muy difícil de detectar en sus etapas iniciales y, por lo tanto, solo algunas llegan a recibir un tratamiento oportuno.

Además, pocas se informan con respecto a su desarrollo y factores de riesgo, ignorando que pueden tener grandes probabilidades de contraerlo.

Debido a esto, en este espacio hemos recopilado 7 datos relevantes que todas deben saber sobre el tema.

El cáncer de ovario es una enfermedad de difícil diagnóstico debido a la ausencia de síntomas contundentes en sus fases iniciales de desarrollo.

Sin embargo, conforme avanza, se puede manifestar con algunas señales a las que se les debe prestar mucha atención.

Algunas de las más importantes son:

Inflamación abdominal.
Dolores pélvicos.
Indigestiones frecuentes.
Deseos recurrentes de orinar.
Sangrados anormales.
Sensación de fatiga.
Pérdida repentina de peso.


2. Factores de riesgos de cáncer de ovario
El mayor factor de riesgo de cáncer de ovario son los antecedentes familiares.

Todo indica que la mutación específica de algunos genes son los que, con el tiempo, conducen al desarrollo anormal de las células.

No obstante, no todos los casos tienen su origen en la genética y, de hecho, pueden estar asociados con algunos hábitos y agentes externos.

El riesgo de padecerlo aumenta en casos de:

Mujeres mayores de 50 años.
Tratamientos con fármacos o drogas para la fertilización.
Uso de terapias hormonales.
Consumo de alcohol y tabaco en exceso.
Obesidad.

Creditos de la imagen: mejorconsalud

3. Es un cáncer que puede afectar a cualquier mujer
Si bien la exposición continua a los factores de riesgo supone un peligro para el desarrollo de esta patología, todas las mujeres, en cierta medida, están expuestas a desarrollarlo en cualquiera de las etapas de sus vidas.

Los cambios hormonales durante la menopausia incrementan el riesgo, pero también puede ocurrir en edades más jóvenes debido a otras causas.

Cada año mueren 140 000 mujeres por esta enfermedad y, en todo el mundo, se diagnostican casi 250 000 casos nuevos.

Las revisiones médicas regulares, así como la práctica de hábitos saludables, son determinantes para hacerle frente cuanto antes.

4. Lo conocen como "el asesino silencioso"
Por la manera en que se desarrolla en el cuerpo, muchos han catalogado la enfermedad como un "asesino silencioso", haciendo referencia a la ausencia de síntomas en las etapas iniciales.

Por desgracia, muy pocas presentan señales de alerta en las primeras fases del tumor, lo cual impide sospechar de la presencia de la enfermedad.

Un gran porcentaje de los casos generan reacciones contundentes cuando las células ya han invadido el sistema y, de hecho, se han extendido hacia otras partes del cuerpo.

Públicidad

5. Tiene una tasa de supervivencia de 5 años
Un 46% de las mujeres con cáncer de ovario siguen vivas por lo menos unos 5 años después de recibir el diagnóstico inicial.

Esta tasa de supervivencia varía con respecto al grado de desarrollo del tumor y la edad que tiene la paciente cuando es evaluada.

6. Su detección a tiempo es clave para tratarlo con éxito
La detección oportuna del cáncer de ovario es determinante para brindarle un tratamiento eficaz y menos agresivo.

Cuando logra diagnosticarse en sus primeras fases las pacientes tienen hasta un 90% de probabilidades de superarlo.

Por esta razón, es fundamental tener en cuenta sus posibles síntomas y, ante cualquier sospecha, consultar al médico o ginecólogo.

7. La citología no sirve para detectarlo

Erróneamente muchas mujeres creen que pueden detectarlo mediante la citología vaginal y, aunque conviene hacerla, no sirve como método para encontrar anormalidades en esta parte del sistema reproductor.

La prueba de papanicolaou detecta cambios precancerosos en las células del cuello uterino y no debe confundirse con el examen para detectar el cáncer de ovario.

Este último debe ser analizado con un examen pélvico y pruebas de sangre.

Considerando que todas, en alguna medida, tenemos riesgo de esta enfermedad, lo ideal es tener presentes estos datos y consultar al médico ante cualquier sospecha.

Cuánto más rápido se realicen los exámenes pertinentes, mayores probabilidades hay de detectarla antes que sea demasiado tarde.

Con informacion de: mejorconsalud



Relacionados


Publicidad

Lo Ultimo