Diez Cosas que puedes aprender en 10 minutos que cambiarán tu vida

22nd May 2017 - Curiosidades

Lo más seguro es que estás ocupado en este momento; tienes muchos pendientes, compromisos y una lista de actividades que pareciera que nunca fuera a terminar.

Creditos de la imagen: emprendiendohistorias

Para ti, un día no es suficiente para todo lo que tienes por hacer: el trabajo, tu salud física, tu familia, tus hobbies? en fin, no hay tiempo suficiente.

Públicidad

Así que el tiempo que utilizas navegando en internet debe ser sumamente productivo y eficiente, ya que quieres sacarle el máximo provecho a este y dejar de perder tiempo.

Así que el tiempo que utilizas navegando en internet debe ser sumamente productivo y eficiente, ya que quieres sacarle el máximo provecho a este y dejar de perder tiempo.

En caso de querer aumentar tu productividad y cambiar tu vida para siempre, aquí tienes 10 cosas que puedes aprender en menos de 10 minutos:



1. La técnica de Pomodoro:



HomeÉxito
1.6k
TOTAL
FacebookTwitterEmailMessenger
Lo más seguro es que estás ocupado en este momento; tienes muchos pendientes, compromisos y una lista de actividades que pareciera que nunca fuera a terminar.

Para ti, un día no es suficiente para todo lo que tienes por hacer: el trabajo, tu salud física, tu familia, tus hobbies? en fin, no hay tiempo suficiente.

Así que el tiempo que utilizas navegando en internet debe ser sumamente productivo y eficiente, ya que quieres sacarle el máximo provecho a este y dejar de perder tiempo.

En caso de querer aumentar tu productividad y cambiar tu vida para siempre, aquí tienes 10 cosas que puedes aprender en menos de 10 minutos:

1. La técnica de Pomodoro:

emprender un negocio en internet

La manera como inviertes y administras tu tiempo es esencial a la hora de conseguir tus objetivos. Esta técnica consiste en dividir tus actividades diarias en fragmentos de 20 minutos de trabajado enfocado y 5 minutos de descanso.

Por ejemplo aquí tienes como aplicarla a tu estudio:



2. Invierte 10 minutos en mejorar tu promedio:




La mayoría de personas se enfocan en mejorar su rendimiento máximo y no su rendimiento promedio. A modo de ejemplo, quieren superar el número de problemas que pueden resolver en un día, y no el promedio de problemas que logran solucionar en una semana.

El impacto que tiene mejorar tu promedio, y no tu máximo, se hace evidente en el largo plazo; lo cual fue desmostrado por el Dr. Stan Beecham en su libro Elite Minds, donde se habla cómo los ganadores piensan diferente y crean un ventaja competitiva para alcanzar su éxito.


3. Aprende a planificar con anticipación:



El día domingo, en un momento de tranquilidad, define las actividades que harás en la siguiente semana.

Más importante aun, asegúrate de cumplir con estos compromisos. Cuando lo haces, estás dándole prioridad a tu plan y a tus objetivos. A diferencia de esto, la mayoría de personas va "resolviendo" en el camino, quitándole atención a lo realmente importante y enfocándose en lo urgente.

4. Aprende a meditar:



En tan solo 10 minutos puedes aprender una técnica de meditación que te acompañará por el resto de tu vida. La meditación ayuda a calmar tu mente, a dejar ir el estrés y te brinda perspectiva para ver tu vida en un panorama mucho más amplio.

El poder de la meditación aumenta tu productividad, ya que te enseña a no distraerte y a tener control sobre tus pensamientos y comportamiento. Aquí tienes una meditación guiada de 10 minutos:





5. Aprende las técnicas de memorización:



Existen diferentes maneras de entrenar tu cerebro para que este te permita alcanzar el éxito. Por ejemplo, si piensas en tu cerebro como un conjunto de archivos de computador, concluirás que olvidarte de algo es prácticamente imposible.

Si olvidas algo se debe a que nunca lo guardaste, o seguramente lo ubicaste en un lugar difícil de recordar. La concentración y la recordación es lo que crean tus memorias; así que enfócate 100% y complementa tu memoria con un papel y un lápiz.

6. Aumenta tu velocidad de lectura:



Recientemente mencionamos las claves para leerte 100 o más libros al año dedicando únicamente el 3% de tu día. No se trata de leer a una velocidad donde no entiendas nada, sino del formato en que lo haces.

Por ejemplo puedes leerte más de un libro a la semana si adquieres el hábito de escuchar audiolibros mientras vas en el transporte público o en tu carro. Aquí tienes 10 recomendados para emprendedores.

Con Audible de Amazon tienes acceso a más de 180.000 audiolibros por menos de 15 dólares mensuales. Aquí tienes una prueba de 30 días gratuita.

7. Asumir responsabilidades:



En el momento que asumas la responsabilidad de tus acciones, cuando entiendas que tu situación actual es producto de tus pensamientos, decisiones y acciones, le estarás enviando un mensaje a tu cerebro de que tú estás en control de tu vida.

Asumir responsabilidades aumenta tu productividad ya que dejarás de buscar culpables y comenzarás a pensar en soluciones.


8. A diferenciar entre lo urgente y lo importante:



Cada mañana define las tres actividades más importante de tu día. Aquellas que te harán sentir que tu día fue productivo si cumples con ellas. No permitas que lo urgente y lo cotidiano te distraigan de ellas, ya que tu lista de pendientes comenzará a crecer y sentirás que nunca vas a terminar.

Las primeras horas de la mañana enfócate en sacar adelante dichas actividades. No pienses en nada más. Tim Ferriss, autor del bestseller La semana laboral de 4 horas, sugiere que revises únicamente tu correo dos veces por día por ejemplo, este solo cambio aumentará tu rendimiento significativamente.

9. Estirar tus articulaciones:


Pasas la mayor parte de tu día sentado en un escritorio escribiendo en un computador. Simples ejercicios de estiramiento pueden evitar síndromes como el del túnel carpiano, o dolores de espalda y espasmos dolorosos.

Solo son 10 minutos en los que puedes aprender estos estiramientos, los cuales te pueden evitar cientos de horas de dolor y baja productividad.

10. Dividir tu jornada laboral en bloques de tiempo:

Uno de los peores enemigos de la productividad es la reactividad: es decir, te llega un correo y lo respondes inmediatamente; te piden un informe y lo haces al instante; te llega una notificación y la resuelves en la marcha. Esto se conoce como la técnica de apagar incendios.

Más bien divide tu jornada laboral en bloques de tiempo que utilizarás para tareas específicas. Por ejemplo tendrás dos bloques al día para responder correos; un bloque para reuniones, otro para informes, otro para planear tus estrategias, en fin.

Con informacion de: emprendiendohistorias



Relacionados


Publicidad

Lo Ultimo